La última palabra

Leo el titular de este post y sin querer, creo reflejar no solo el doble significado de esta frase. El esperado resultado que nos deparan las urnas el próximo domingo y una leve depresión, que con gotas de esperanza, pasan por mi garganta.

¿Después del domingo qué?

Temo no tener una respuesta exacta, pero si una ligera y sustentada corazonada, atizada –admito- con cierta dosis de maquiavelismo político que a esta altura nadie puede negar que su factibilidad.

Si gana Ollanta Humala, una oposición mediática compuesta por la gran mayoría de los medios de comunicación en cofradía con el ultraconservadurismo y el ala indecente del aprismo de Alan García, no se dará tregua en su afán de demostrarle al país “el suicidio” cometido por los peruanos al elegir a Humala como mandatario.

A la vez, no tengo dudas que el sector radical de la izquierda que alberga la confluencia del actual humalismo, intentará imponerse sobre el ala caviar y más progresista de la coalición, dejándole a la dupla Humala-Nadine el gran reto de definir el rumbo del dificilísimo primer año de su gobierno.

Si lo segundo falla, fácilmente  en el corto plazo, podríamos tener una revolución pro-democracia que revoque por la fuerza a Humala (como ocurrió hasta en 5 oportunidades en Ecuador y ocurrió en el Perú con Alberto Fujimori) que incluso puede convertir a los Fujimori en los nuevos líderes de la lucha por defender la democracia.

El comandante sabe entonces que para que esto no ocurra tendrá que gobernar desde el día 1 con una palabra: Concertación.

¿Y si gana Keiko Fujimori?

Un ambiente hostil emanado por la mitad del país la recibirá. Probablemente afronte los primeros meses de protestas y actos de violencia en su contra, pero con la mayor parte de la prensa a su favor, las fuerzas del orden, el empresariado y la clase mayoritaria del país que no gusta de la violencia, podrá tomar el control político, social y psicosocial con la fuerza sin mayores problemas.

Sin embargo, así como Humala, deberá tener que decidir si gobierna o no con el ala radical del fujimontesinismo o si hace realidad su promesa de gobernar con los técnicos que en esta segunda vuelta no hemos podido reconocer con exactitud quiénes son.

Después de eso. De lo que no tengo menor duda es que no indultará a su padre pues eso significaría técnicamente aceptar su culpabilidad (un indulto no proclama inocencia sino solo el perdón a una condena). Lo que hará es justo lo que su padre y el entorno que ahora la rodea sabe muy bien hacer. Maniobrar en el Poder Judicial para la salida rápida de Alberto Fujimori de prisión de la forma más “limpia”: exculpándolo de los delitos por los cuales fue sentenciado.

A diferencia de Humala; Keiko Fujimori no necesitará concertar. Debería, pero en esencia no lo necesita. En esta segunda vuelta no ha necesitado dar ninguna señal ni cambiar nada de su plataforma para hacer que PPK, Castañeda, Mercedes Araoz, el alanismo y otros personajes políticos así como la mayoría de los medios de comunicación se alineen bajo el interés de mantener el famoso “modelo económico”.

Tendrá oposición. Claro que lo tendrá, pero el humalismo sin gobierno no es mayor peligro y no será más una coalición democrática. Será un partido con sólida base extremista y con rabo de paja a la que fácilmente se le podrá vencer en el congreso y con el ajusticiamiento mediático que harán con varios de sus líderes.

Algunos argumentarán que Humala, para asegurar su gobierno, generará populismo, cambiará la constitución y militarizará el país para asegurar su reelección. Podría hacerlo. Pero tengo la certeza que quienes hoy prestan su voto a Humala lo hacen con una actitud mucho más vigilante, recelosa y dispuesta a quitarle el mandato, de  aquellos que festiva y abiertamente han decidido apoyar a Keiko Fujimori en la segundo vuelta.

Tengo la certeza, además, que es extremadamente difícil que Ollanta intente convertir su gobierno democrático en una dictadura civil como la de Hugo Chavez. La razón principal es que ya la hemos tenido con Alberto Fujimori y ya sabemos cómo acaba. Con el líder y la mayoría de sus secuaces en la cárcel. Si gana Humala, el país le habrá dado incluso un mensaje mucho más contundente. Le dirá: “Ojo! por más populista que seas, un dictador, es un dictador y jamás su régimen es olvidado por el país y su gente. Por eso no elegimos a Keiko, queda claro?”

Todo lo contrario. Si Ollanta Humala pierde ahora frente a Keiko Fujimori, sabrá muy bien que en el Perú, aunque robes, mates, violes y destruyas instituciones y valores, siempre habrá oportunidad para que alguien “limpie” el honor en tu nombre, y gobiernes otra vez.

Hora de decisiones

No confío en Keiko Fujimori y por lo hecho en la primera y segunda vuelta, tengo la certeza que no gobernará, sino lo harán aquellos voceros y líderes de su partido que han demostrado no tener el más mínimo arrepentimiento por habernos robado 6  mil millones de dólares, haber dejado el país aislado del sistema financiero internacional, haber asesinado a más personas que el mismo Al-Qaeda, haber esterilizado sin su consentimiento a mujeres humildes de la sierra peruana, haber actuado con el mismo ensañamiento que Sendero Luminoso, y haber dejado el nivel de la educación peruana con el doble de índice de analfabetismo que con el que empezó el gobierno que ellos formaron.

Si Keiko Fujimori dice que era muy joven para darse cuenta. Yo soy de su generación, también estudié en Boston y también pude ver de cerca las atrocidades del régimen donde ella fue Primera Dama. Aun así, hoy a sus 36 años, sigue diciendo que lo sucedido en los 90`s solo fueron excesos.

No confío en Ollanta Humala por su entorno radical, ni por la poca contundencia de su nuevo discurso pro-democracia. No creo que él esté aun convencido de que al modelo económico no hay que cambiarlo, sino mejorarlo. Pero tengo la esperanza que gobierne con los economistas y técnicos que lo han rodeado en segunda vuelta y la esperanza que su temeraria visión militarista del país haya cambiado. Si nos equivocamos, estoy seguro que nos traeremos abajo su régimen y lo llevaremos a derecho al igual que a Alberto Fujimori. Pose o no, en esta segunda vuelta, él ha dado mayores muestras de un actitud al cambio que lo que ha hecho Keiko. No tengo la seguridad que lo vaya hacer bien, pero tengo la certeza que para gobernar solo tiene la opción de concertar.

Así las cosas, el Perú tiene 2 opciones: Votar por Ollanta Humala o votar viciado, derecho sobre el cual escribí una sustentada apología en una anterior publicación, como protesta al  triste legado que le dejan a nuestra población la clase política que hoy, en su mayoría, posa sin vacilaciones junto a la familia Fujimori. Votar por Keiko Fujimori, para mí, no es una opción.

Hace unas semanas escribí que por primera vez estaba de acuerdo con mis padres en política. Temo que ya no. Pero lo respeto con la esperanza de que si gana Fujimori, yo esté equivocado.

Termino este post con dos reflexiones que tomo prestadas:

Si Ollanta Humala es el “salto al vacío” y Keiko Fujimori es la “violación” de derechos individuales de las mujeres y hombres del país. Qué prefiere? Aceptar la violación o saltar al vacío? La violación, viene con promesa de no tocar sus bolsillos y el salto al vacío con la promesa de no matarlo.

Por otro lado, Si Keiko Fujimori representa el crimen y la corrupción y Humala es un suicidio, hay suicidios que se hace en defensa propia. Por suerte, todos sabemos bien, que en el fondo, siempre estaremos vivos.

Es una elección de valores económicos contra valores humanos. La última palabra: el 5 de junio.

Anuncios

16 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Qué le espera al Perú?

Artero y certero. Realmente lo de anoche, en el programa Prensa Libre, ha sido una cátedra magistral gratuita de análisis científico, libre de odios y resentimientos, en paz, con tranquilidad y lleno de profundidad. Les recomiendo tomarse unos minutos para ver esta entrevista  a Julio Cotler, sociólogo y maestro respetado por la academia mundial, cuyos estudios sociológicos del Perú son los más consultados por organismos empresariales y privados, nacionales e internacionales.

Al profesor Cotler no lo pueden tildar de iluso o resentido. Sus libros son los más traducidos al inglés. Se encuentran en las librerías y bibliotecas de las universidades más prestigiosas de EEUU. Es un “Nobel” silencioso, referencia obligatoria en todo curso de Política Latinoamericana.

Tómense unos minutos. Muchas preguntas son respondidas aquí, sin medias tintas y con mucha paz.

Hacer click en este enlace: http://ipnoticias.com/a.asp?t=1&i=2550&d=2011513_163027

Gracias a Kybalion Group por el video.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

¿Es el voto viciado una alternativa?

Hay algo  que debo agradecer a Ollanta Humala y a Keiko Fujimori. Después de muchos años, mi padre y yo estamos de acuerdo en la visión de política del país. Dice él: “Quien quiera que gane, que lo haga con sus votos y no con los míos”. Y yo lo respaldo. Votaremos viciado… Por ahora.

Casi 10 días después del fatídico 10 de abril, las sombras parecen no desvanecerse para quienes no encontramos aun razones suficientes para decidir, a voluntad propia, si votar por Ollanta Humala o Keiko Fujimori. Mientras uno se esfuerza por demostrar que él no es “él” sino “otro”, la otra parece esforzarse por probarnos que ella es ella y no la hija de su papá. Ambos, a mi entender, sin credenciales democráticas, sin trayectoria profesional conocida, y con grandes y serias dudas sobre el respeto que puedan tener al derecho individual del ciudadano y a los derechos humanos.

Pero si todos concordamos que el voto es un acto de conciencia, porqué entonces acusar de ‘traidores’, ‘humalistas’ o ‘fujimoristas’ a quienes pretenden votar viciado.

¿Votar viciado es realmente una alternativa?

Democráticamente lo es. Pero también es cierto que un voto viciado termina favoreciendo al candidato con mayores opciones para ganar pues estadísticamente lo beneficia.  

Aquí algunos sustentos del porqué debemos respetar el voto viciado:

1. Es un voto de protesta. No pretende anular las elecciones pues es técnicamente imposible hacerlo, pero deja un mensaje claro en los gobernantes de que existe un sector insatisfecho con sus propuestas y posturas.

2. Es un ejercicio democrático. Una acción pacífica que dista largamente de los sectores advenedizos que más bien han querido salir a las calles, hacer marchas, o hasta pedir referéndums para que PPK pase a la segunda vuelta.

3. Es un acto de valentía. Mientras todos los atacan por decir que quien vota viciado es como un Pilato “pues se lava las manos’, otros opinarían que votar por Humala o por Fujimori sería como un Caifas, “entregando al país al sacrificio”. El que dice que votará viciado debe estar listo para recibir los más feroces ataques de los que sin argumentos sólidos, pretenden, variar su voto.

4. Es un gesto de respeto por la voluntad popular. Esto que tanto nos ha costado aceptar a quienes nos atormenta la segunda vuelta, es ahora la oportunidad de cuan cívicos somos de aceptar el veredicto ciudadano y seguir en el país. No es una ‘pateada de tablero’. Todo lo contrario: es aceptar jugar en el tablero que disponga la mayoría democrática.

5. Es un voto de esperanza. Contrario a las calamidades, cambiamos el fatalismo y si vemos al país con mayor positivismo podríamos incluso definir que en esta elección hay tres  electores: los que tienen la esperanza que Fujimori no gobierne como Fujimori, los que tienen la esperanza de que Humala no gobierne como Humala, y los que tienen la esperanza que ambos, cualquiera que salga elegido, maneje la economía con inteligencia, gobierne con decencia, y respete las libertades individuales y colectivas que nos definen como Estado. Aquel que no cree en ninguno pero tiene la esperanza que lo haga bien.

6. Es un voto conciencia. Probablemente es el acto más íntimo del ciudadano que describirá la personal decisión de no querer refrendar, con su voto, la elección de un gobierno corrupto, la vuelta al pasado, el salto al vacío, o la redención de un régimen criminal y, en esencia, antidemocrático.

Cuidado. ¿No estamos todos por la democracia? ¿Y no es la misma democracia que permite al ciudadano protestar pacíficamente con un voto de conciencia para manifestar su disconformidad con las propuestas electorales? ¿No sería peligroso que quienes defienden la democracia, a la vez ataquen a quienes quieren ejercerla con un voto? ¿No le estarán haciendo el juego a los “anti-sistema” que justamente quieren tumbarse  el sistema democrático? ¿Vale la pena pelearnos a favor de uno de los dos candidatos cuando probablemente estamos en contra de ambos?

Quedan varias semanas aun para variar esta decisión. Lo mejor que pueden hacer quienes desean variar nuestro voto, es respetar nuestros argumentos. En un clima de respeto mutuo y sana discrepancia, es más fácil que alguien convenza al otro de ver lo que aun muchos no podemos ver: el mal menor.

(foto de la galería de la rana encantada)

22 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El Perú Ganará: Vote por Keiko, Vote por Humala o Vote Viciado

Seamos justos. Es cierto que casi un 50% de peruanos recibimos con espanto los resultados del 10 de abril. Pero mientras los limeños nos hemos sacado los ojos esta semana, paradójicamente, para “convencernos” por quien debemos votar en la segunda vuelta, nos olvidamos que hay otro 50% de peruanos, cuyo amanecer el lunes y la semana en general, ha sido de alegría, de triunfo y de esperanza. Esa mitad del país que aun nos cuesta reconocer. Los vencedores.

Ese otro 50% del país probablemente celebra en sus casas, en sus trabajos, en el campo, o en algún sitio, que nosotros – los limeños del internet, del twitter y del facebook – probablemente no conocemos y ni tenemos idea que existen, o quizás sí, pero lo queremos negar.

Y así, nos sumergimos en la depresión, el mal humor y hasta en la ira. Pero hoy, aceptando los resultados, creo que los peruanos nos merecemos recordar que en la democracia resulta vital saber perder y que la tolerancia, es al fin y al cabo, lo que necesitamos los peruanos para no enfrentarnos en una guerra fratricida que podría llevarnos justamente a lo que la gran mayoría queremos evitar, una dictadura.

En ese espíritu de tolerancia, creo que un primer paso es que a partir de hoy, si usted, se cruza mañana con alguien que piensa  votar por Fujimori, Humala o viciado, si desea, intente persuadirlo para que cambie su voto. Eso es democrático. Pero no lo insulte ni le diga irresponsable. Hacerlo sería justamente aumentar esa división del país, de la que nos quejamos hoy, un país segmentando de ignorantes e ignorados. Cuando quizás en el fondo, todos somos a la vez ambas cosas.

Insultarnos y dividirnos más es exactamente lo que los sectores ultraradicales de las derechas e izquierdas quieren tener. Un país dividido y de odios crecientes e irreconciliables es el campo perfecto para una dictadura, o un gobierno totalitario de derecha o de izquierda.

Yo, comparto la opinión que ni Keiko Fujimori ni Ollanta Humala son lo que el país necesita. Pero es cierto que hay una mayoritaria población del país a quienes ni la educación ni la economía ha llegado aun y por eso sienten y piensan que esa sensación de conocimiento, desarrollo y  bienestar que sentimos en las zonas urbanas de la capital (recordemos que Lima no es una franja recta de Los Olivos a La Molina), nunca llegará a ellos. Su voto, es sin duda, un voto de protesta. Una protesta que hay que atender, pero con inteligencia y no con populismo. Ese es el reto y a la vez el peligro para quien nos gobernará.

Creo, sin embargo, que es injusto achacarle únicamente al sistema y al modelo económico esta falta de inclusión en los índices de desarrollo económico y sensación de bienestar. El crecimiento tiene sus etapas y el Perú todavía tiene varias aun por quemar. He allí la razón por la cual es importante que el modelo económico continúe, con las imprescindibles mejoras y ajustes que hay que hacer para que aquel 50% del país que ha votado distinto de nosotros, al final del 2016, pueda probablemente entender con su propia experiencia de vida, lo que hoy muchos pretenden convencer a gritos, insultos y falta de respeto.

Pero no todo es el modelo y la economía. Es también de igual vitalidad la dignidad del país, la transparencia, el respeto por la vida y más aun de la justicia y la sanción al crimen que tanto nos ha costado tener contra ladrones y corruptos del pasado y del presente.  

Es tolerancia lo que necesitamos para entendernos y respaldarnos como Nación. Es difícil en estas circunstancias donde tenemos a dos candidatos que técnica ni profesionalmente han demostrado tener argumentos para ejercer las manijas de nuestro país, con todas las responsabilidades que esto conlleva. Dos candidatos que, en mi opinión, llegan sin las credenciales democráticas y de respeto por los derechos humanos suficientes para gobernar el Perú. Esa es mi opinión, pero hay un 50% de peruanos que piensa absolutamente todo lo contrario. Y debo respetarlos.

Tolerancia no es tampoco aparentar que vivimos en el país de las maravillas. Es, por el contrario, hora de argumentar, de compartir información, de persuadirnos y convencernos unos a otros para votar por uno o por otro candidato (yo mismo volveré a la carga en los siguientes días con mis convicciones). Pero no lo hagamos con insultos ni agravios.

Devolvámonos el regalo de vivir alegremente el día a día. De sonreir. No le hagamos el juego a ese sector de mercantilistas políticos, que con certeza existe, y que justamente –agazapado- espera que el país se siga dividiendo, para así entonces justificar un golpe, reinar con corrupción y asesinar en nombre de la paz y la democracia. En el Perú ya tuvimos eso y no lo necesitamos más. Si lo logramos, el Perú ganará.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Paradojas Electorales

– Los peruanos votaron por primera vez por Fujimori “por terror” a la de derecha …. Hoy la derecha votará por Fujimori, “por terror” a la izquierda.

– Ollanta Humala tiene su sede de campaña nacionalista y del “gran cambio” en San Isidro.

– Hay dos Chávez que se disputan el poder tras el trono en el Perú, Don Hugo y Doña Martha.

– Keiko Fujimori esperó los resultados en el mismo hotel donde se difundió el primer vladivideo.

– Keiko celebró su triunfo en el Hotel Bolívar para enfrentarse justamente al representante de la “revolución bolivariana” en el Perú.

– Alan García dijo que no puede decidir quién gana pero si quién no gana…. Tenía razón: Ninguno de sus candidatos lo logró: Mercedes Araoz, Castañeda, Kuczynsky…. Lo logrará Fujimori?.

– Los que más se atacaron no ganaron. Los que menos lo hicieron, hoy están en segunda vuelta.

– Antauro Humala se reveló en el 2005 y pidió la destitución de Alejandro Toledo. Hoy el otro Humala, le pide a Toledo que lo apoye.

– Keiko Fujimori pasó a segunda vuelta con una campaña para reivindicar a su padre… ahora necesita alejarse lo más que pueda de él si desea vencer.

– Baruch Ivcher fue despojado por su canal por la mafia de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos. Hoy, apoya a Fujimori.

– Frecuencia Latina, otrora abanderada la libertad de expresión y lucha anti fujimontesinista, hoy tiene a 2 ex “mudos aliados” de la dictadura: Aldo Mariátegui y Nicolás Lúcar.

– Beto Ortiz combatió el régimen fujimontesinista en su programa “Beto a saber”. Hoy es el director de noticias del matutino del canal 5 que volvió a los Schultz (Ernesto Schultz sigue fugado del país, por recibir los millones de dólares de los fujimontesinistas)

– Fujimori mandó a matar a Alan García. Hoy García apadrina a su hija en busca de la presidencia.

– El actual Presidente del Jurado Nacional de Elecciones, Hugo Sivina, fue destituido ilegalmente y perseguido como magistrado de la Corte Suprema de Justicia por el Fujimorismo. Hoy, podría ser quien firme el documento que nombre a Keiko Fujimori ganadora de las Presidenciales.

– Los dos candidatos ganadores son los que tienen mayor rechazo en el Perú.

– El Presidente de la Corte Suprema, César San Martín, fue el juez que mandó a  prisión por 25 años a Alberto Fujimori… Si lo indultan y San Martín es reelegido (como suele suceder) el mismo podría atestiguar su liberación.

– Toledo basó su última semana de campaña bajo el esquema “Solo yo puedo vencerlo” refiriéndose a Ollanta Humala… hoy parece ser el único que puede contundentemente apoyarlo.

– Quienes más necesitan de apoyo económico, votan por aquellos que menos posibilidades tiene de generar riqueza (AMQ)

– Kenji Fujimori y Luciana León son los congresistas más votados en Lima. Sus padres están en la cárcel por crimen y corrupción comprobada.

– El hoy elegido Fiscal de la Nación, es el mismo que acusó a Fujimori por 25 años.

– Humala ataca a Alan García durante toda su campaña. Alan García da concesiones  sin concurso público a hidroelectricas brasileñas. Saben quien financia a Humala? las empresa hidroeléctricas brasileñas. (http://www.elpais.com/articulo/internacional/Brasil/actua/potencia/regional/elpepiint/20110413elpepiint_9/Tes)

– La vocera de Keiko, Martha Chavez, con sus declaraciones que reviven lo más oscuro del pasado fujimontesinista parece hacer campaña por Humala; y Carlos Tapia (ex asesor de Humala. Rosa María Palacios ya se diculpó diciendo que no sabía que Tapia no era mas del entorno del comandante) parece con sus declaraciones fomentar el voto por Keiko.

– El candidato de los jóvenes fue  el más viejo en la prmera vuelta.

– De los 5 candidatos más importantes, solo 3 ejercieron una profesión por más de 10 años. Quiénes ganaron? A los que no se les conoce el ejercicio ni experiencia dedicada a una profesión.

-… Hay mas??? Recuerda alguna??? Escribala por favor directamente como comentario….

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Memorias de Alberto Fujimori

Un día como hoy, hace 19 años, Alberto Kenya Fujimori, inició desde el gobierno, la destrucción de la recuperada democracia del Perú, sus instituciones, su educación y sus valores.
Yo soy de la generación del 5 de abril, del famoso y asqueroso estribillo “Disolver” con el que el sentenciado ex dictador arremetió contra aquellos que lo llevaron al poder: la sociedad civil organizada y sus instituciones. Atormentado con esos vomitivos recuerdos, escribo estas líneas dedicadas a aquellos que hoy, 5 de abril del 2011, piensan votar por la hija del condenado Fujimori, como Presidente de la República. Por ellos, siento vergüenza e indignación. Por ellos, siento esa frustración de pertenecer a una nación plagada de hipocresía e ignorancia salvaje. Me hace feliz la ignorancia cuando es el punto de referencia de la sabiduría constante. Pero me avinagra la sangre cuando irrumpe por fanatismo, por insensibilidad y peor aún, por voluntad. Me frustra la gente que vota por Keiko Fujimori porque su ignorancia atraviesa todo esto y más. Las pruebas, recuerdos, memorias, datos, cuentas bancarias, fotos y videos que prueban el absolutismo totalitario de ese decenio están allí y han sido mostradas por todos nosotros quienes ejercimos el periodismo de investigación y nos encontramos día a día con las corruptelas del dictador.
Pero no. Los ahora votantes de Keiko Fujimori, prefieren jugar al carnaval de las sonrisas y darle la espalda a una generación de jóvenes como la nuestra que sufrió a Fujimori, sus periódicos chicha y sus grupos chicheritos que abarrotaron el país con dinero del estado (recuerden que se demostró que el ex vicepresidente Márquez financiaba varios de estos grupos que mantenían entretenida a la población) , su educación universitaria intervenida, su persecución a las ideas, sus balas, sus asesinatos, su mafia de corruptela que se entretejió en todos los niveles de la justicia el Estado y los medios de comunicación.

Esta es una generación sobreviviente de la frustración. Una generación que despertó una mañana con Fujimori fugado al Japón, (después de haber jugado a la farsa persecución de su aliado Montesinos) y nos dimos cuenta que nos había dejado un país dividido, sin alma ni espíritu, una juventud inquieta por salir a las calles y gritar su libertad, pero a la vez insegura gracias a la institucionalización de un sistema educativo que multiplico academias e institutos técnicos con la falsa promesa del trabajo rápido. Una generación universitaria que tuvo que luchar consigo misma para comprender al país que nos dejaron. Una generación cuyos padres y amigos – en el mejor de los casos- salieron del país para estudiar y trabajar afuera pues, ser peruano era cargar con una vergonzosa estigma de sangre y corrupción con las que nos identificaban a todos los que hemos pasado años posteriores al decenio fujimorista en el extranjero.

Quienes votan por Fujimori le atribuyen un erróneo triunfo sobre el terrorismo, demostrando su completa carencia de autoestima. Al terrorismo lo derrotamos nosotros. El país. La sociedad en su conjunto. Lo derrotamos ideológicamente los jóvenes en las aulas universitarias que sin ser fujimoristas nos enfrentamos sin temor a su totalitarismo y sangriento accionar. Lo derrotaron los campesinos que prefirieron auto organizarse en rondas campesinas y acabar con sus robos y violaciones. Lo derrotaron las fracciones principistas de las Fuerzas Policiales y Armadas que lucharon contra dos enemigos: los terroristas y la mafia fujimontesinista que mandaban a acallar a quien se cruce en el régimen y delatara sus actos de corrupción del país. Lo derrotó el ciudadano del campo y la ciudad que no se logró convencer ni con las ideas ni las armas de un terrorismo sin futuro. Lo venció el país no Fujimori.

Quienes votan por Fujimori, olvidan todo lo nefasto de su gobierno y se arrinconan en algunas acciones y obras de desarrollo que se hicieron sí, pero con gran despilfarro y robo de las arcas del Estado.

El gobierno de Fujimori fue el imperio de la corrupción. Si su hija recibe el respaldo de usted que lees estas líneas, la generación del 5 de abril, recibirá un claro mensaje. En el Perú, gobierna una sociedad flácida de memoria, autodestructiva y carente de estima. Será el gobierno de la ignorancia más salvaje. Será la partida final y definitiva de muchos que retornaron al Perú y ayudaron al país a lavarse la cara y ponerla en la palestra de las sociedades con economías emergentes. Sería una vergüenza, un escándalo y un suicidio.

HenЯαf ®

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Coincidencias de “Nadie sabe para quien trabaja”

Nuestro querido Augusto Alvarez Rodrich, en su columna de hoy : http://www.larepublica.pe/25-03-2011/cuando-nadie-sabe-para-quien-trabaja/ coincide conmigo en mi post https://palabradelignorante.wordpress.com/2011/03/22/nadie-sabe-para-quien-trabaja/ Curioso porque segun encuesta de Datum, hoy, el gran favorecido, en este cambalache electoral, termina siendo dramaticamente Ollanta Humala… dificil de tragar no???

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized